La misión Cheops de la ESA

Cheops de la ESA descubre un misterioso sistema solar

Con la ayuda de la misión Cheops de la ESA se ha descubierto un raro sistema solar con seis planetas en resonancia. El descubrimiento es particularmente valioso porque la configuración orbital de los planetas muestra que el sistema prácticamente no ha cambiado desde su formación hace más de mil millones de años.

El satélite de caracterización de exoplanetas Cheops de la ESA ha proporcionado datos cruciales para comprender un misterioso sistema de exoplanetas que había desconcertado a los investigadores durante años.

TESS descubre dos planetas

Este Sistema Solar está formado por seis planetas que giran en torno de la estrella HD110067, que se encuentra a unos 100 años luz de distancia, en la constelación de Coma Berenices.

En 2020, el satélite de estudio de exoplanetas en tránsito (TESS) de la NASA detectó caídas en el brillo de la estrella que indicaban que los planetas pasaban por delante del disco de la estrella.

Una rara familia de seis exoplanetas ha sido desbloqueada con la ayuda de la misión Cheops de la ESA. Todos los planetas de esta familia son más pequeños que Neptuno y giran alrededor de su estrella HD110067 con un vals muy preciso.
Una rara familia de seis exoplanetas ha sido desbloqueada con la ayuda de la misión Cheops de la ESA. Todos los planetas de esta familia son más pequeños que Neptuno y giran alrededor de su estrella HD110067 con un vals muy preciso.

Un análisis preliminar reveló dos posibles planetas: Uno con un período orbital de 5.642 días, y el otro con un período que no se pudo determinar entonces.

Dos años después, TESS volvió a observar la misma estrella: El análisis de los conjuntos de datos combinados descartó la interpretación original, revelando la presencia de dos planetas de características diferentes a las observadas inicialmente.

Si bien estas detecciones fueron mucho más seguras que las originales, había muchas cosas en los datos de TESS que todavía no tenían sentido. Fue entonces cuando Rafael Luque, de la Universidad de Chicago, y sus colegas, mostraron su interés.

CHEOPS entra en acción

“Fue entonces cuando decidimos utilizar Cheops. Fuimos a buscar señales entre todos los períodos potenciales que podrían tener esos planetas”, dijo Rafael.

Y sus esfuerzos dieron sus frutos, ya que confirmaron la existencia de un tercer planeta en el sistema y se dieron cuenta de que habían encontrado la clave para desbloquear todo el sistema, porque ahora estaba claro que los tres planetas estaban en resonancia orbital.

Trazar un vínculo entre dos planetas vecinos a intervalos de tiempo regulares a lo largo de sus órbitas crea un patrón único para cada pareja. Los seis planetas del sistema HD110067 crean juntos un patrón geométrico fascinante debido a su cadena de resonancia.
Trazar un vínculo entre dos planetas vecinos a intervalos de tiempo regulares a lo largo de sus órbitas crea un patrón único para cada pareja. Los seis planetas del sistema HD110067 crean juntos un patrón geométrico fascinante debido a su cadena de resonancia.

El planeta más exterior tarda 20.519 días en orbitar a su estrella, lo que es casi 1,5 veces el período orbital del siguiente planeta con 13.673 días. Esto a su vez es casi exactamente 1,5 veces el período orbital del planeta interior, con 9.114 días.

Predecir otras resonancias orbitales y compararlas con los datos restantes aún por explicar, permitió al equipo descubrir los otros tres planetas del sistema.

Cheops nos proporcionó esta configuración resonante, lo que nos permitió predecir todos los demás períodos. Sin esa detección de Cheops hubiera sido imposible”, explica Rafael.

Raros sistemas resonantes

Es extremadamente importante encontrar sistemas resonantes porque informan a los astrónomos sobre la formación y posterior evolución del sistema planetario.

Los planetas tienden a formarse en resonancia alrededor de su estrella anfitriona, pero pueden perturbarse fácilmente. Por ejemplo, un planeta muy masivo, un encuentro cercano con otra estrella o un impacto gigante, pueden alterar el cuidadoso equilibrio.

Como resultado, muchos de los sistemas multiplanetarios conocidos por los astrónomos no están en resonancia, pero están lo suficientemente cerca de ser resonantes como para que lo pudieran haber sido alguna vez.

Sin embargo, los sistemas multiplanetarios que conservan su resonancia son raros: «Creemos que solo alrededor del uno por ciento de todos los sistemas permanecen en resonancia», dijo Rafael.

Por eso HD110067 es especial e invita a un estudio en profundidad. «Nos muestra la configuración prístina de un sistema planetario que ha sobrevivido intacto».

HD110067 es el sistema más brillante conocido con cuatro o más planetas. Dado que todos estos planetas tienen un tamaño tipo subneptuno y atmósferas probablemente extensas, los convierte en candidatos ideales para estudiar la composición de sus atmósferas utilizando el Telescopio Espacial James Webb de NASA/ESA/CSA y los futuros telescopios Ariel y Platón de la ESA.

Fuente: ESA’s Cheops helps unlock rare six-planet system

Etiquetas:
,
Sin Comentarios

Escribe un Comentario

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!