James webb: Chorro de vapor de agua en Encelado

Webb mapea una enorme pluma de agua en Encelado

El telescopio espacial James Webb ha mapeado una enorme pluma de agua en Encelado, la luna de Saturno, que abarca más de 9.600 kilómetros, y explora la interacción entre las plumas de Encelado y el sistema de anillos de Saturno.

No solo es la primera vez que se ve una eyección de agua de este tipo en una distancia tan amplia, sino que Webb también les está dando a los científicos una mirada directa, por primera vez, sobre cómo esta emisión alimenta el suministro de agua para todo el sistema de Saturno y sus anillos.

Encelado, un mundo oceánico de aproximadamente el cuatro por ciento del tamaño de la Tierra con solo 505 kilómetros de diámetro, es uno de los objetivos científicos más emocionantes de nuestro Sistema Solar en la búsqueda de vida más allá de la Tierra.

Hay una reserva global de agua salada intercalada entre la corteza exterior helada de la luna y su núcleo rocoso: volcanes tipo géiser arrojan chorros de partículas de hielo, vapor de agua y productos químicos orgánicos desde las grietas en la superficie de la luna, llamadas informalmente «rayas de tigre».

Webb revela una nueva historia

Previamente, los observatorios han mapeado plumas de cientos de kilómetros de largo desde la superficie de la luna, pero la exquisita sensibilidad de Webb revela una nueva historia.

La longitud de la pluma de agua en Encelado no fue la única característica que intrigó a los investigadores: La velocidad a la que sale a borbotones el vapor de agua, unos 300 litros por segundo, también es particularmente impresionante. A este ritmo, podrías llenar una piscina olímpica en solo un par de horas. En comparación, hacerlo con una manguera de jardín en la Tierra llevaría más de 2 semanas.

La misión NASA/ESA/ASI Cassini pasó más de una década explorando el sistema de Saturno, y no solo tomó imágenes de las columnas de Encelado por primera vez, sino que voló directamente a través de ellas y tomó muestras de lo que estaban hechas.

Si bien la posición de Cassini dentro del sistema de Saturno proporcionó información muy valiosa sobre esta luna distante, la vista única de Webb desde el Punto de Lagrange Sol-Tierra 2 a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, junto con la notable sensibilidad de su Unidad de campo integral a bordo del NIRSpec (Espectrógrafo de infrarrojo cercano). ) Instrumento, está ofreciendo un nuevo contexto.

Una borrosa rosquilla de agua

Las observaciones de Webb demuestran directamente cómo las columnas de vapor de agua de la luna alimentan el toroide, una rosquilla borrosa de agua que se encuentra junto al anillo E de Saturno.

Espectro de la emisión de agua de la pluma de Encelado (NIRCam y NIRSpec IFU)
Espectro de la emisión de agua de la pluma de Encelado (NIRCam y NIRSpec IFU)

Al analizar los datos de Webb, los astrónomos han determinado que aproximadamente el 30 por ciento del agua permanece dentro de este toro, y el otro 70 por ciento escapa para suministrar agua al resto del sistema de Saturno.

En los próximos años, Webb servirá como la herramienta principal para observar la luna oceánica Encelado, y los descubrimientos de Webb ayudarán a informar futuras misiones satelitales del Sistema Solar que buscarán explorar la profundidad del océano subterráneo, el grosor de la corteza de hielo y más.

Las observaciones de Webb de Encelado se completaron bajo el programa 1250 de Observación de tiempo garantizado (GTO). El objetivo inicial de este programa es demostrar las capacidades de Webb en un área particular de la ciencia y sentar las bases para estudios futuros.

Fuente: Webb maps surprisingly large plume jetting from Saturn’s moon Enceladus

Etiquetas:
,
Sin Comentarios

Escribe un Comentario

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!