El oscurecimiento de Betelgueuse

Betelgeuse, un gigante misterioso

Betelgeuse, una estrella supergigante roja que brilla intensamente en el cielo nocturno y que ha capturado el asombro y la atención de la humanidad durante siglos, ha incrementado su brillo un 50% últimamente. ¿Qué está pasando con Betelgeuse?

El «hombro derecho» en la constelación de Orión (u hombro izquierdo, visto desde la Tierra), Betelgeuse (o Alpha Orionis) es una de las estrellas más brillantes del cielo nocturno y una de las estrellas más grandes jamás descubiertas. Pero hay más en este extrabrillante monstruo estelar de lo que parece.

Betelgeuse, en el "hombro derecho" de la constelación de Orión
Betelgeuse, en el «hombro derecho» de la constelación de Orión

Una Juventud explosiva

Betelgeuse es una estrella supergigante roja con un característico tono rojo anaranjado. Las estrellas de esta clase se acercan al final de sus vidas. Son las estrellas más grandes del universo porque se hinchan y expanden en su vejez.

Betelgeuse a escala, comparado con nuestro sistema solar. Si ocupase la posición del Sol, se extendería más allá de la órbita de Júpiter.
Betelgeuse a escala, comparado con nuestro sistema solar. Si ocupase la posición del Sol, se extendería más allá de la órbita de Júpiter.

Con aproximadamente 10 millones de años, Betelgeuse es mucho más joven que nuestro Sol, de casi 5 mil millones de años.

Pero si bien es mucho más joven, Betelgeuse también es mucho más masivo y quemará su combustible más rápido y, por lo tanto, tendrá una vida útil más corta que una estrella como nuestro Sol.

Betelgeuse está a unos 640 años luz de distancia. Esto significa que la luz de esta estrella tarda 641 años en llegar a la Tierra, por lo que si ves a Betelgeuse en el cielo nocturno, estás viendo la estrella de hace 640 años.

Aparte de su color inconfundible, Betelgeuse es particularmente fácil de detectar debido a su brillo. A menudo es la décima estrella más brillante del cielo (a veces puede ser mucho más brillante o mucho más tenue). Betelgeuse es entre 7.500 y 14.000 veces más brillante que el Sol.

Betelgeuse a la escala del Sistema Solar. Imagen de ALMA.
Betelgeuse a la escala del Sistema Solar. Imagen de ALMA.

Betelgeuse es también una de las estrellas más grandes visibles a simple vista. Tiene unas 700 veces el tamaño del Sol y es unas 15 veces más masiva. De hecho, Betelgeuse es tan gigante que, si reemplazáramos nuestro Sol con Betelgeuse, se extendería más allá de la órbita de Júpiter.

Si bien es grande y brillante, Betelgeuse en realidad no es tan caliente. Con una temperatura superficial de más de 3.300 grados Celsius, es más fría que la superficie de nuestro Sol (más de 5.500 grados Celsius).

Una historia estelar

Los científicos han estudiado extensamente a Betelgeuse a lo largo de la historia, dado que es tan brillante y está relativamente cerca de la Tierra, y que es posible ver detalles en la estrella que no son visibles en estrellas más distantes y más débiles.

Betelgeuse en la antigüedad

Los científicos creen que es probable que incluso los primeros humanos supieran de Betelgeuse. También se nombra en las historias y la mitología de muchas culturas diferentes.

Mientras que muchos se refieren a la estrella como parte de Orión, llamada así por el cazador en la mitología griega, los antiguos egipcios incluían a Betelgeuse en su constelación de Osiris, llamada así por su mítico dios del inframundo.

Se dice que el astrónomo griego antiguo Claudio Ptolomeo describió la estrella con la palabra griega «hypókirrhos», que se traduce como un color que puede variar desde un amarillo pálido hasta un color rojizo claro.

Esto sugiere que la estrella aún no había desarrollado el color más rojizo con el que estamos familiarizados hoy en día.

Betelgueuse desde el s.XVII

En 1603, el astrónomo alemán Johann Bayer le dio a la estrella su nombre en latín Alpha Orionis, donde alfa significa que es la estrella más brillante de su constelación. Conserva este nombre, aunque ahora se sabe que la estrella Rigel es la más brillante de Orión.

En 1836, el astrónomo y matemático Sir John Herschel documentó el brillo variable de Betelgeuse, pero probablemente no fue el primero en notarlo. Existe evidencia de que la variabilidad de Betelgeuse y otras gigantes rojas se describió mucho antes en las tradiciones orales aborígenes.

Desde entonces, Betelgeuse ha sido clasificada como una «estrella variable semirregular», que es un tipo de estrella variable que aumenta y disminuye periódicamente en brillo y ocasionalmente sufre cambios de luz irregulares.

El «Gran Oscurecimiento»

Betelgeuse, por lo general, tiene un ciclo de 400 días, así como un ciclo más largo que se extiende por unos 5 años. Pero en 2019, sucedió algo extraño.

En el otoño de 2019, Betelgeuse comenzó a disminuir drásticamente su brillo, fuera de su ciclo típico de brillo y desvanecimiento. En cuestión de meses, la estrella se había atenuado en un 60% en un evento que ahora se conoce como el «Gran Oscurecimiento».

Oscurecimiento de Betelgeuse: Imagen del VLT de ESO.
Oscurecimiento de Betelgeuse: Imagen del VLT de ESO.

Este oscurecimiento repentino fue tan significativo que algunos científicos se preguntaron si Betelgeuse estaba entrando en una fase «pre-supernova«, que impide la «muerte» explosiva de una estrella masiva en una supernova.

Hablar de una posible explosión provocó intriga en todo el mundo, ya que Betelgeuse sería la supernova más cercana jamás observada y registrada por humanos.

Para abril de 2020, Betelgeuse había vuelto a su brillo normal. Pero la atenuación seguía siendo un misterio. Hubo intentos tempranos de dar sentido al evento extraño e inusual, pero la imagen completa no se revelaría hasta el próximo año.

Al analizar datos de observatorios, incluido el telescopio espacial Hubble de la NASA, los científicos descubrieron que Betelgeuse «explotó» en 2019.

Eyección de masa coronal

Betelgeuse arrojó un trozo gigantesco de material superficial al espacio (un tipo de evento conocido como eyección de masa superficial). Una vez en el espacio, este material se enfrió en una nube de polvo que bloqueó temporalmente la luz de la estrella.

Expulsar material es bastante normal en las estrellas. De hecho, nuestro Sol hace esto de manera rutinaria, expulsando material de su atmósfera exterior, o corona, en eventos llamados eyecciones de masa coronal.

Pero la erupción de Betelgeuse no fue como las eyecciones rutinarias del Sol. Betelgeuse expulsó 400 mil millones de veces la masa que normalmente se emite durante una eyección de masa coronal, y el trozo que arrojó al espacio probablemente pesaba varias veces más que nuestra Luna.

Una investigación posterior reveló que esta enorme masa eyectada al espacio creó una nube de polvo que bloqueó la luz de una cuarta parte de la superficie de la estrella vista desde la Tierra, resolviéndose así el misterio del «Gran Oscurecimiento» de Betelgeuse.

Los científicos creen que la eyección masiva, nunca antes vista, fue causada por una columna de gas que burbujeaba desde el interior de la estrella, impulsada por el ciclo de pulsación normal de 400 días de la estrella. Sin embargo, aún se desconoce la causa exacta y el mecanismo detrás de esto.

Una supernova aun sin fecha

A medida que el polvo se asienta en Betelgeuse y continúa recuperándose del Gran Oscurecimiento, los científicos han seguido observando la estrella y su extraño comportamiento.

Si bien esta eyección de masa superficial es algo que la humanidad no había presenciado antes, es posible que este tipo de eyección sea relativamente común en todo el universo.

El hecho de que lo detectásemos en Betelgeuse se debe a nuestra familiaridad con la estrella, su cercanía y gran tamaño, y nuestra capacidad de observar toda la estrella en detalle con el telescopio espacial Hubble.

Los observadores del cielo pueden ver a Betelgeuse desde sus patios traseros, por lo que no faltan las observaciones. Sin embargo, para observar más de cerca la estrella, su atmósfera y cómo está cambiando con gran detalle, los científicos dependen de observatorios como el Hubble.

La capacidad del Hubble para «ver» en la luz ultravioleta ha sido fundamental para revelar los detalles del Gran Oscurecimiento y sus continuas secuelas. Al observarla en luz ultravioleta, el Hubble puede observar de cerca las capas calientes de la atmósfera sobre la superficie de la estrella.

Si bien Hubble sigue siendo una herramienta principal para los científicos que exploran Betelgeuse, el futuro de la estrella y las formas en las que los científicos exploren esta extraña estrella en el futuro siguen siendo inciertos.

Lo único que es seguro es que con el tiempo Betelgeuse terminará convirtiéndose en una supernova. Sin embargo, los científicos no esperan que esto suceda hasta dentro de unos 100.000 años, momento en el que Betelgeuse se convertirá en una estrella de neutrones o en un agujero negro.

El destino final de la estrella depende de la cantidad de material que quede después del evento de supernova.

Fuente: inside the strange and volatile star

Etiquetas:
Sin Comentarios

Escribe un Comentario

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!