Guarderías estelares en Ophiuco 16:9

Guarderías estelares: ESO crea un vasto atlas

Utilizando el telescopio VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy) de ESO, un equipo de astrónomos ha creado un vasto atlas en infrarrojo de cinco guarderías estelares cercanas mediante la recopilación de más de un millón de imágenes.

Estos grandes mosaicos revelan la presencia de estrellas jóvenes en formación embebidas en gruesas nubes de polvo. Gracias a estas observaciones, la comunidad astronómica tiene ahora una herramienta única con la que descifrar el complejo rompecabezas del nacimiento estelar.

«En estas imágenes podemos detectar incluso las fuentes de luz más débiles, como estrellas mucho menos masivas que el Sol, revelando objetos que nadie ha visto antes», afirma Stefan Meingast, astrónomo de la Universidad de Viena (Austria) y autor principal del nuevo estudio publicado hoy en Astronomy & Astrophysics.Esto nos permitirá comprender los procesos que transforman el gas y el polvo en estrellas«.

¿Qué son las guarderías estelares?


Las guarderías estelares son complejas regiones en el espacio donde se lleva a cabo la formación estelar. Dentro de estas guarderías, densas nubes de gas y polvo interestelar sirven de cunas para las estrellas.

El proceso de formación estelar se inicia cuando perturbaciones en estas nubes provocan la condensación de material, generando densidades locales más altas. La gravedad produce una contracción gravitatoria, dando lugar a la formación de un objeto conocido como protostrella.

Durante esta fase inicial, el gas y el polvo que rodean la protostrella forman un disco de acreción, desde el cual la estrella en formación acumula material. A medida que continúa el proceso, la temperatura y la presión en el núcleo de la protostrella aumentan. Este proceso desemboca en la ignición nuclear y la transición a una estrella principal.

Las observaciones de guarderías estelares proporcionan información crucial sobre los procesos físicos que llevan a la formación de estrellas y planetas. Los observatorios astronómicos utilizan potentes telescopios y tecnologías avanzadas para estudiar estas regiones, desvelando los misterios de la creación y evolución del cosmos.

VIRCAM

Las estrellas se forman cuando las nubes de gas y polvo colapsan bajo su propia gravedad. Sin embargo, aún no tenemos todos los detalles de cómo sucede este proceso. ¿Cuántas estrellas nacen de una nube?, ¿Cómo son de masivas?, ¿Cuántas estrellas formarán planetas?

Para responder a estas preguntas, el equipo de Meingast sondeó cinco regiones cercanas de formación estelar con el telescopio VISTA, instalado en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile.

Usando la cámara infrarroja VIRCAM, de VISTA, el equipo captó la luz procedente de las profundidades de las nubes de polvo.

El diámetro del campo de visión de VIRCAM es tan ancho como tres lunas llenas. Esto lo hace especialmente adecuado para mapear regiones inmensamente grandes, como estas.

«El polvo oscurece estas estrellas jóvenes, haciéndolas prácticamente invisibles a nuestros ojos. Solo en longitudes de onda infrarrojas podemos penetrar en las profundidades de estas nubes y estudiar las estrellas en formación«, explica Alena Rottensteiner, estudiante de doctorado también en la Universidad de Viena y coautora del estudio.

VISIONS

El sondeo, llamado VISIONS, observó regiones de formación estelar en las constelaciones de Orión, Ofiuco, Camaleón, Corona Australis y Lupus. Estas regiones están a menos de 1.500 años luz de distancia y son tan grandes que abarcan un área enorme en el cielo.

El equipo obtuvo más de un millón de imágenes durante un período de cinco años. Las imágenes individuales se juntaron en los grandes mosaicos mostrados aquí, revelando vastos paisajes cósmicos.

Estas detalladas panorámicas presentan manchas oscuras de polvo, nubes brillantes, estrellas recién nacidas y las estrellas de fondo distantes de la Vía Láctea.

Dado que las mismas áreas se observaron repetidamente, los datos de VISIONS también permitirán a la comunidad astronómica estudiar cómo se mueven las estrellas jóvenes.

Supervisando estrellas bebé en sus guarderías estelares

«Con VISIONS supervisamos estas estrellas bebé durante varios años en sus guarderías estelares. Esto nos ha permitido medir su movimiento y aprender cómo salen de sus nubes madres», explica João Alves, astrónomo de la Universidad de Viena e investigador principal de VISIONS.

Esto no resulta sencillo, ya que el movimiento aparente de estas estrellas visto desde la Tierra es tan pequeño como el ancho de un cabello humano visto desde 10 kilómetros de distancia.

Estas mediciones de los movimientos estelares complementan las obtenidas por la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea en longitudes de onda visibles, donde las estrellas jóvenes están ocultas por gruesos velos de polvo.

Esperando al ELT

El atlas VISIONS mantendrá ocupada a la comunidad astronómica durante los próximos años. «Esto tiene un gran valor de larga duración para la comunidad astronómica, y es el motivo por el cual ESO promueve sondeos públicos como VISIONS«, declara Monika Petr-Gotzens, astrónoma de ESO en Garching (Alemania), y coautora de este estudio.

Además, VISIONS sentará las bases para futuras observaciones con otros telescopios como el Extremely Large Telescope (ELT) de ESO, actualmente en construcción en Chile, y que comenzará a operar a finales de esta década.

«El ELT nos permitirá acercarnos a regiones específicas con un detalle sin precedentes, dándonos una vista en primer plano nunca antes vista de estrellas individuales que ahora mismo están formándose allí», concluye Meingast.

Fuente: Un telescopio de ESO desvela la presencia de vastas guarderías estelares

Etiquetas:
,
Sin Comentarios

Escribe un Comentario

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!

¡Súbete a bordo!

¡Súbete a bordo!

Suscríbete gratuitamente para estar informado de las novedades que llegan desde Más Allá del Azul Pálido.

¡Bienvenido a bordo rumbo a lo desconocido!